Cultura

Historia

Noticias

Turismo

Inicio » Destacado, Musica   

TELMARY: Con tanto de amor como de caos

Desde la mitad del decenio pasado viene involucrándose en proyectos de lo que fue (es) una escena subterránea y alternativa, nutrida por igual de acentos locales y sonoridades de importación. Sensualidad, comunicación, desprejuicio y aché son ingredientes básicos en su arte.

telmary-cuba

Poetisa de la calle, con un sentir urbano particular, se declara apasionada de extremos como el slang callejero y la textualidad de la trova y el feeling, las fiestas house y la vida nómada, la espiritualidad personal y un revoltijo de creencias donde, sin discriminación, habitan (casi) todos los santos y amigos posibles.A golpe de carisma despuntó con Free Hole Negro, junto a Papo, Leo y Lester, asumiendo un nombre entre las primeras damas del underground musical capitalino. Micrófono en mano y las palabras brotando en torrentes, se alió a una estética colectiva que resultó visionaria en cuanto a la exploración sistemática de nuevos ángulos como ví­a de expansión para ese Hip Hop que maduraba paulatinamente.

Lo que a estas alturas hace destacable a es su perenne afán de insuflar diferencia en una escena que a veces se atraganta en estereotipos. Resume influencias que han ido transformando su evolución como consumidora y creadora de música, desde el rock con impulso rap de Garaje H hasta el jazz desacomplejado, los ritmos planetarios y la timba, los ambientes electrónicos y lo tradicional acústico; Madonna, Massive Attack, Ella Fitzgerald, Bola de Nieve, Prince, Bob Marley, Rubén Blades, Tricky, Matamoros y colegas contemporáneos (Descemer Bueno, Julito Padrón, Robertico Carcassés).

Su instrumento es la voz, pero más que cantar lo que hace es expresarse mediante palabras con acentos rí­tmicos y melódicos, un flow de ribetes sociológicos mucho más que musicales. Con un pie en la tradición y otro en lo experimental, seduce desde una proyección basada en la sencillez: un incienso aquí­, una vela allá, un look transformable que domina el lenguaje de los colores y las especies, es todo lo que necesita para subirse a un escenario. Hija de este tiempo audiovisual, su desenvolvimiento escénico evita las trampas del egocentrismo, así­ que comparte gustosa, entre tambores, pianos y sonrisas, en un trasvase de energí­as mutuamente enriquecedoras.Espontánea y filosófica (no sé por qué los hombres se fajan por la tierra cuando en realidad somos casi todo agua), abierta y curiosa, incisiva y tierna, con tanto de amor como de caos, controlada locura del verbo que la habita, Telmary está creciendo como artista y ser humano, con sus aciertos evitables y sus dignos errores. La auténtica música cubana de hoy, esa que no tiene apellidos ni fronteras, puede sentirse privilegiada de tenerla entre sus nombres, tanto como nosotros de compartir su arte. Libre como sus montunos, su mantra y quemadera, llegó para quedarse. Corazón, voz, fantasí­a, inspiración, clave de agua, sentimiento y razón: Telmary.

Telmary se considí¨re elle-míªme « une poí¨te jazz »,. Elle est la rappeuse cubaine la plus originale et s..est forgée une réputation d..artiste novatrice d..ampleur internationale. Sa carrií¨re musicale débuta comme membre des groupes de rap Free Hole Negro et Interactivo. D..autre part, elle a enregistrée ses disques avec le fameux rappeur Xis, avec Isaac Delgado, Giraldo Piloto, X-Alfonso, Francis del Rio, Yusa et le trí¨s célí¨bre duo Gema et Pavel. Elle dirige actuellement son propre groupe et travaille avec William Vivanco. Sans perdre son image de rappeuse, elle interprí¨te aussi de la rumba au reggae et du triphop au jazz poí¨te. Ses concerts son caractérises par la fusion et le mélange entre l..acoustique, le naturel et l..électronique. Telmary représente l..authenticité de ce qui est le meilleur dans la création populaire contemporaine. Les thí¨mes de son récent album A diario nous font réfléchir í  la réalité sans pour autant laisser de nous amuser. On dirait a :… il est bien de s..amuser mais sans décoller les pieds de la terre… Des sujets tels que la violence et la discrimination, le respect a la diversité et l..envie de transformation, sont exposés sérieusement mais sans chalance, ce qui nous porte a croire ses mots qui touchent amplement la sensibilité de l..auditoire.

CD “X MORE'”.X ALFONSO.2000
CD “ART BEMBE'”.GEMA Y PAVEL.2004
CD “MARGINALES.COM”.ACEITUNA SIN HUESO.2004
CD “COOL COOL FILIN”.AHORA PRODUCTION,JAPON.2004
CD “FORTIFICANDO A DESOBEDIENCIA”.XIS,BRASIL.2002
CD “TRANQUILO”.DJ DALUA,BRASIL.2002
CD “SENTIMIENTO”.FRANCIS DEL RIO.2003
CD “BREATHE”.YUSA.TUMI MUSIC.2005
CD “WANTED”.INTERACTIVO.2003
CD “SUPERFINOS NEGROS”FREE HOLE NEGRO.2005
CD “CUBA 21″.COMPILACION DE EMI MUSIC.2004
CD “NADIE SE PARECE A TI”.KLIMAX.2004
CD “LA RUMBA SOY YO II”.VARIOS,BIS MUSIC.2005
CD”GOZA PEPILLO”.INTERACTIVO.BIS MUSIC.2006
CD”A DIARIO “TELMARY.BIS MUSIC.2006

TELMARY: CON TANTO DE AMOR COMO DE CAOS. Por: Humberto Manduley López. La escena musical cubana que asistió al cambio de milenio ha estado marcada por la hibridación genérica y estilí­stica, suerte de ..vale todo… Más que apuntar en una sola dirección, los intereses se ramifican y combinan en la búsqueda de soluciones que respondan al lenguaje de este tiempo y lugar. No se trata solo de un rasgo inherente al mundo de los sonidos, sino que la cultura de hoy, toda, tiende a la fusión, al gran collage donde se desdibujan las fronteras genéricas: el teatro ya es performance, la pintura tradicional ha dejado paso a los montajes e instalaciones, la poesí­a escrita es ahora fonética, y la pureza musical resulta poco menos que inalcanzable e incluso indeseable. Dentro de tal saludable promiscuidad, Telmary se presenta como una creadora obsesionada con la expresión verbal, gestual y sonora, diferente e indiferente a las etiquetas, sin anclarse definitivamente en el Hip Hop, aunque reivindique una intencionalidad deudora de este movimiento.

Desde la mitad del decenio pasado viene involucrándose en proyectos de lo que fue (es) una escena subterránea y alternativa, nutrida por igual de acentos locales y sonoridades de importación. Sensualidad, comunicación, desprejuicio y aché son ingredientes básicos en su arte. Poetisa de la calle, con un sentir urbano particular, se declara apasionada de extremos como el slang callejero y la textualidad de la trova y el feeling, las fiestas house y la vida nómada, la espiritualidad personal y un revoltijo de creencias donde, sin discriminación, habitan (casi) todos los santos y amigos posibles.

A golpe de carisma despuntó con Free Hole Negro, junto a Papo, Leo y Lester, asumiendo un nombre entre las primeras damas del underground musical capitalino. Micrófono en mano y las palabras brotando en torrentes, se alió a una estética colectiva que resultó visionaria en cuanto a la exploración sistemática de nuevos ángulos como ví­a de expansión para ese Hip Hop que maduraba paulatinamente. Reggae caribeño, Funk y Soul setentero, pasión por los backgrounds y la interpretación instrumental en directo, y hasta pinceladas brasileñas, se acoplaban a las fórmulas raperas, con predominio de un lenguaje que salí­a de la calle y regresaba a ella, pero en ese viaje de ida y vuelta buscaba la comunión sin dejar de reflejar su entorno con pelos y señales. Su etapa con ..los frijoles.. marcó un hito importante. Signo de lo útil de ese trabajo es que, desde la separación, cada quien ha seguido creciendo por su cuenta desde una raí­z común: la pluralidad.

Lo que a estas alturas hace destacable a Telmary es su perenne afán de insuflar diferencia en una escena que a veces se atraganta en estereotipos. Resume influencias que han ido transformando su evolución como consumidora y creadora de música, desde el rock con impulso rap de Garaje H hasta el jazz desacomplejado, los ritmos planetarios y la timba, los ambientes electrónicos y lo tradicional acústico; Madonna, Massive Attack, Ella Fitzgerald, Bola de Nieve, Prince, Bob Marley, Rubén Blades, Tricky, Matamoros y colegas contemporáneos (Descemer Bueno, Julito Padrón, Robertico Carcassés). Su instrumento es la voz, pero más que cantar lo que hace es expresarse mediante palabras con acentos rí­tmicos y melódicos, un flow de ribetes sociológicos mucho más que musicales. Con un pie en la tradición y otro en lo experimental, seduce desde una proyección basada en la sencillez: un incienso aquí­, una vela allá, un look transformable que domina el lenguaje de los colores y las especies, es todo lo que necesita para subirse a un escenario. Hija de este tiempo audiovisual, su desenvolvimiento escénico evita las trampas del egocentrismo, así­ que comparte gustosa, entre tambores, pianos y sonrisas, en un trasvase de energí­as mutuamente enriquecedoras.

Sin tener un disco personal, Telmary muestra, a modo de impresionante carta de presentación, sus colaboraciones con artistas como Gema & Pável, Pí­o Leyva, Yusa, Issac Delgado, Gerardo Alfonso, Aceituna Sin Hueso, Giraldo Piloto, Lucí­a Huergo, X Alfonso, Kelvis Ochoa y Francis, además de enrolarse en conceptos grupales de carácter intermitente como el proyecto Rotilla, Cool Cool Filin, Los Otros (con William Vivanco y Kumar) y, por supuesto, Interactivo. Xis y DJ Dalua, de Brasil, y Guillaume Fageon, de Francia, también han contado con sus servicios, y hasta en alguna ocasión alternó con el mismí­simo Afrika Bambaataa. Todas estas experiencias le han permitido redondear su propuesta, nutrirse de vibraciones antes de lanzarse en protagónico. Por ahí­ circula una maqueta que nos enfrenta al resumen de esas sesiones, con verdaderos éxitos potenciales si la difusión funcionara según presupuestos distintos. Además, tiene de todo: canciones para cautivar al público que pide una simple desconexión y temas donde lo actual, con su carga de contradicciones, está bien presente. Pone la misma convicción cuando canta ..Pa ´ que enamore.. (con su antológica oferta de ..pescado fresco.. y ese pegadizo pregón de ..azucenas, girasoles..) como cuando interpreta ..Los .. y se cuestiona la doble moral de postulados extremistas con una pregunta sencilla, de todos y para todos: .. ¿hasta cuándo?…

Escuchados así­, sus temas se despegan bastante de los fantasmas que asolan a un sector importante del Hip Hop nacional. Telmary (y no solo ella, por suerte) insiste en un lenguaje positivo que busca la unidad donde otros apuestan por la confrontación. Sus textos, desde ese ..spanglish.. común en el léxico popular, son narraciones que viajan de adentro hacia fuera y viceversa, centrándose en otra forma de decir las cosas por sus nombres. Mezcla picardí­a y humor, ironí­a y fe, utilizando profusamente los recursos de apropiación postmoderna, sin descartar un compromiso social y generacional de profunda empatí­a humana. Descarga la misma canción sobre la parafernalia electrónica del techno que respaldada por una vieja guitarra trovera, pues lo suyo es comunicar, decir, expresar sentimientos: el fin justifica los medios. Lo que hace tiene tanto de Hip Hop como de rhythm and blues, funky, trova, feeling y son. Telmary canta como vive, conserva esa plenitud emocional, sus inquietudes de cubana de a pie, esa cálida sencillez que nos atrapa. Seduce con sus acentos, cautiva con su presencia escénica y su repentismo citadino: si el nuevo mestizaje musical cubano tiene una hechicera, esa es ella.

Sin embargo, y como todo (o casi todo) hay que decirlo, también padece, en mi opinión, de ciertos lastres comunes en el Hip Hop. Con notable facilidad para improvisar a partir de temáticas coordinadas o no de antemano, a veces pierde foco y parece no integrarse. Reitera estribillos o frases más que ideas y sale airosa derrochando gracia personal, pero me deja esa rara impresión del ..pudo haber sido mejor… Tal vez precise de otros mecanismos (literarios, teatrales, musicales), estudiar más, insistir una y otra vez en la interiorización del contexto para conseguir esa inserción orgánica que en otros momentos le caracteriza. Además, me invaden interrogantes: ¿su trabajo vocal puede ir más allá del rap? Otros creadores han evidenciado versatilidad para acercarse a códigos diferentes de los reconocidos en sus obras, ¿está Telmary interesada en trascender las posibilidades (amplias, que no infinitas) de la proyección Hip Hop? No se trata de convertirse en cantante a la usanza convencional (los estereotipos no le van) sino de preguntarse hasta qué punto toda su necesidad de expresión resulta (y va a resultar) canalizada solamente a través de este género. Considero que puede dar mucho más de sí­, incluso sin descartar sus limitaciones, pues su talento ya está de sobra comprobado.

Espontánea y filosófica (..no sé por qué los hombres se fajan por la tierra cuando en realidad somos casi todo agua..), abierta y curiosa, incisiva y tierna, con tanto de amor como de caos, controlada locura del verbo que la habita, Telmary está creciendo como artista y ser humano, con sus aciertos evitables y sus dignos errores. La auténtica música cubana de hoy, esa que no tiene apellidos ni fronteras, puede sentirse privilegiada de tenerla entre sus nombres, tanto como nosotros de compartir su arte. Libre como sus montunos, su mantra y quemadera, llegó para quedarse. Corazón, voz, fantasí­a, inspiración, clave de agua, sentimiento y razón: Telmary.

TELMARY:Hip hop,trip hop,jazz poet,flow-“mucho flow cubano”. She was born in ,Cuba(march 10,19…)She is the most authentic rapper of the island.Her studies of English.thetre,photografy and screenplay writing have shaped her as an artist and helped her ultimate goal,to comunicate. Her first band:FREE HOLE NEGRO,1999.She joined the INTERACTIVE PROJECT in 2002,a band whith a diverse sound that tranforms from a jazz trio to an orchestra.Whith grace and virtuosity they travel through funky,jazz,hip hop and more,maintaining their cuban flavour through out.Commanding the “INTERACTIVE”ship is Roberto Carcasses,the aclaimed cuban pianist. Telmary has collaborated with many artists ,including PíŒo Leyva(Buenavista Social Club),Gema y Pavel,Yusa,Isaac Delgado,Gerardo Alfonso,Giraldo Piloto,Lucia Huergo,X alfonso,Kelvis Ochoa,Vanito Caballero,Francis del Rio,los Van Van,Willian Vivanco,Descemer Bueno,and has been involved in several proyects such as ,Rotilla proyect,Cool Cool Filin,and of course INTERACTIVE. Now Telmary starts her solo project .She just finished her first album “A DIARIO”.

Telmary A Diario Import CD (BIS 575), Released 2006; Editor’s Pick: A Diario, the powerhouse debut release by Cuban singer-songwriter Telmary, is part of the new wave of Cuban pop music that defies categorization. Produced by Roberto Carcasses who seems to be the eye of the storm of this Cuban musical revolution and Yusa, A Diario often utilizes hip hop as a springboard to launch a barrage of fist-in-the-air vocal poetry and densely layered sounds that borrow from technology, nature and pop music. This is hip hop rock on such a totally fresh new level that it demands a new name no hop, post hop, whatever. There are moments when timba tries to take control, as on “Que Equivoca’o.” But Telmary is too strong to relinquish control. Her voice never raises, but maintains such authority that you just have to get out of her way. This is one of the more interesting releases to come out of Cuba in years. Check out “Mr. God,” sung in english, as the singer appeals “…But it’s not fair, we are not a zero; we are walking in the same trip; Mister God, Mister Mad, Mister Rambo; Go go easy, not so fast… come to my, come to my flow.” Damn, this is good stuff. There’s too much to talk about here; listen to what she does with “Marilu,” Van Van’s early rock and roll hit. A Diaro features guests Descemer, Athanai, Kumar, Yusa and others. Whatever you think about Telmary, one thing is for sure. She’s a contender an artist whose time is now. Very Highly Recommended. (BP, 2006-08-21)

Con la misma energí­a con la que Elegguá** abre caminos en rojo y negro todos los lunes, así­ viene aclarando, entre nosotros, un nuevo momento para la música cubana.

A diario, el disco debut de la rapera Telmary, es la última señal que un grupo importante de los músicos y músicas más jóvenes del paí­s (vanguardia que posee “el don” de crear siempre desde lo popular) ha enviado al universo sonoro de la Isla. A fuerza de chapear la maleza del monte, a fuerza de perseverancia y talento, A diario se suma a una lista de propuestas musicales que ya se hace difí­cil de ignorar para cierto espacio de la crí­tica y los medios de comunicación.

Para la gente que trabaja y anda a pie a todos los dí­as

De Telmary sabí­amos su paso inicial por la banda de hip hop Free Hole Negro, y, luego, su protagonismo como la diva sensual cadenciosa rapera en Interactivo, el super grupo o taller creacional que conduce el pianista Robertico Carcassés. En esta ocasión, Telmary se aventura a su primera producción individual, aunque, en realidad, no hace sino reafirmar el concepto de creación colectiva que ha animado a Interactivo desde sus inicios.

A diario (Bis Music, 2006), producido por Yusa y el propio Carcassés, cuenta con la colaboración de cerca de cincuenta músicos y músicas (entre otros, Haydée Milanés, Kumar, William Vivanco y Samuel Formell), que entran y salen en cada canción como si todo se tratara de jugar. Cuando uno de los integrantes de la familia de Interactivo se concentra en la creación de su propia obra, el resto se desdobla a favor de esa individualidad. El resultado no puede ser mejor: diversidad de matices, ángulos y puntos de vista que enriquecen la música hasta el punto de convertirla en un organismo vivo.

Hasta ahora han llegado hasta nosotros algunas muestras concretas de ese esfuerzo: Sentimiento (Unicornio, 2004), del cantante y performer Francis de Rí­o; Yusa y Breathe (Tumi Music, 2002 y 2005), de la vocalista y multintrumentista Yusa; Metropolis (Unicornio, 2002), del guitarrista Elmer Ferrer; o el propio debut de Interactivo como banda, Goza pepillo (Bis Music, 2005).

Constancia y sabidurí­a
Las canciones de A diario convocan a pensar nuestra realidad sin dejar de divertirnos. Como decimos en Cuba: pasarla bien, pero ¡sin despegar los pies de la tierra! Temas como el respeto a la diversidad, las ganas de vivir y hacer, la imaginación, la violencia contra la mujer, los rezagos de discriminación racial en nuestra sociedad, son expuestos aquí­ con seriedad y también con desenfado, quizá la mejor manera de hacer creí­bles las palabras y tocar la sensibilidad del pueblo.

En ese mismo camino, y con un matiz realmente innovador, trabajan desde hace algunos años artistas como el multifacético X Alfonso; grupos del movimiento cubano de hip hop ― del cual Telmary es deudora ― como Obsesión y Anónimo Consejo; algunas bandas rockeras como Porno para Ricardo; y, desde Europa, Orishas y el taller de cantautores de Abierta.
Música que se parezca al pueblo
El concepto de “fusión”, tan en boga en el discurso de muchos grupos musicales en la actualidad, encarna en Telmary como algo natural, inherente al mestizaje cultural que nos identifica como pueblo. La “pureza” de los géneros tradicionales cubanos, cierta resistencia a traspasar los lí­mites, es desbordada en A diario por eso que Joaquí­n Borges Triana ha llamado “música cubana alternativa”, y que, en definitiva, no serí­a otra cosa que nuestra música popular de más alto vuelo estético, si los medios de difusión la entendieran como tal.

La versión que hace Telmary de Marilú, la mí­tica canción de la orquesta los Van Van, demuestra que estos jóvenes se reconocen herederos de una historia y una tradición musical. La participación de varios de los miembros de la orquesta en esta versión maravillosa, entre ellos Mayito Rivera, deja entrever además que los discí­pulos de Juan Formell persisten en la búsqueda incesante de nuevos códigos para la música nacional.
Dialogar y dialogar
Otro de los rasgos que definen a Telmary y su disco A diario, a la vez principio de los compañeros de generación, es el diálogo constante con aquellos creadores que son como satélites musicales para la Isla, aun cuando residan fuera de Cuba. Este es el caso del imprescindible Descemer Bueno, quien acompaña a Telmary en Rezo, salutación a Elegguá en clave hip hop, o de Athanai, que luce en Fiesta su savia para mezclar el rockandroll con el rap y la música electrónica.

La resistencia consciente a las etiquetas y la conexión tí­mbrica con otras sonoridades de aquí­ y de allá (desde la música afrocubana hasta el hip hop y el jazz) resaltan en los quince temas del disco de Telmary. En esta cuerda destaca la versión de Wondering (Sly), canción de los británicos Massive Attack, pioneros del trip hop, en la que Telmary se adentra en sonoridades más cercanas al rock. A su vez, la participación de los españoles Ojos de Brujo en el disco añade una dosis de flamenco a un mundo de sonidos que le es consustancial a los cubanos.

Vista para caminar
Quizás ahora no tengamos ojos para ver y creer. Quizás tengamos que esperar un poco para entender y valorar mejor nuestros tesoros. Mientras tanto, Elegguá no dejará de despejar los caminos de una revolución sonora que crece A diario.

Si amas a Cuba, prueba subscribirte a nuestro RSS!

Etiquetas: , ,

Agregar una respuesta!

Añade tu comentario debajo, o dejanos un trackback desde tu sitio.También puedes subucrbirte subscribe to these comments via RSS.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Tenemos los Gravatar activados. Puedes obtenerlo, registrandote en Gravatar.

*