Cultura

Historia

Noticias

Turismo

Inicio » arte y cultura, la habana, música, Rss   

Playa, música y multitud en el Rotilla, el gran festival "rave" de Cuba

Resumen

El Festival Rotilla, la gran fiesta “rave” de , cierra hoy 72 horas
de música ininterrumpida en una playa al este de La Habana, donde miles
de jóvenes buscan la “ alternativa” de la isla entre tatuajes,
alcohol y ritmos electrónicos.

Texto

El Festival Rotilla, la gran fiesta “rave” de Cuba, cierra hoy 72 horas de música ininterrumpida en una playa al este de La Habana, donde miles de jóvenes buscan la “cultura alternativa” de la isla entre tatuajes, alcohol y ritmos electrónicos.

En Playa Jibacoa, decenas de casas de campaña, escenarios junto al mar con bandas y Djs, servicios de tatuajes instantáneos, ron cubano y un ambiente de espontaneidad total, rinden culto al evento del “sin parar”, que este año ha celebrado su duodécimo aniversario.

Al estilo del “rave” más puro, el Rotilla es gratuito, promueve el sonido electrónico en un espacio naturista y, según sus organizadores, tiene í­ndices muy bajos de peleas.

En 2009 el festival rompió su propio récord con casi 10.000 personas, y para esta edición ha rondado las 15.000.

La campaña de promoción sólo se lanzó a pocos dí­as de su inicio este viernes, para evitar “sobrecargar” la playa con una avalancha de jóvenes.

En sus orí­genes se trataba solo de una fiesta entre amigos que querí­an bailar “sin ley” fuera de la ciudad, y para los cuales parecí­a imposible entonces que el Gobierno y varias instituciones estatales llegaran a respaldar un “rave” masivo que promueve a parte del arte underground cubano.

“Ha crecido de forma gigante”, dijo a Efe Joyce, quien en 1998 era una adolescente que asistió con unas 200 personas más al primer “rave” en la pequeña playa Rotilla.

Con los años, ese litoral quedó pequeño y hubo que mover la fiesta a Jibacoa, una conocida playa ubicada a unos 57 kilómetros al este del centro de La Habana.

Según el director ejecutivo del Festival, Michel Matos, el evento nació como una opción para divertirse y hasta “enajenarse”, pero la idea esencial es mostrar “una proyección diferente de un grupo social” que existe y busca su espacio en Cuba.

La fiesta pasó a ser festival por su conjunción de estilos que van de la música electrónica al hip hop, la fusión y el rock, pasando por el performance, el cine, y hasta campañas de bien público.

En 2006 el Rotilla logró el apoyo directo del Gobierno cubano, cuya asistencia se nota en factores como la seguridad policial, la distribución de agua potable, refuerzos del transporte público y la promoción en algunos medios oficiales de prensa.

Matos aseguró que han existido “avances con el Gobierno y las autoridades que se encargan de administrar” la región donde se ubica la playa, pero añadió que por tradición el festival nunca está exento de “problemas”.

Su opinión es que, a medida que ha crecido y ganado “protagonismo en la escena joven”, los desencuentros con las autoridades han sido mayores, y van desde la censura a hasta problemas logí­sticos.

Pero hasta ahora ninguna situación ha sido “determinante” como para suspenderlo.

De hecho, uno de los grandes atractivos de este año fue la programación de “Aldeanos”, un polémico dúo de música underground que se caracteriza por su irreverencia y sus crí­ticas sociales, y cuyos temas pasan de unos a otros a pesar de la censura.

Muchos jóvenes llegaron este fin de semana a Playa Jibacoa porque escucharon que “Aldeanos” estarí­a sonando al aire libre, y también por la expectativa de una “libertad creativa” total que los responsables de Rotilla dicen permitir siempre y cuando no se “politice” el festival.

Para Raymond, un joven de 21 años que decidió pasar los tres dí­as sin casa de campaña, ni la insolación, ni la sed, ni el cansancio pueden con la curiosidad de experimentar esa “filosofí­a abierta” que nada tiene que ver con otras fiestas populares en Cuba.

Los detractores del “rave”, incluidos algunos vecinos de los alrededores, ven el evento como una fuente de suciedad para las playas en pleno verano y como un encuentro para hippies y rockeros, cuyas reuniones aún son vistas por muchos en Cuba con una carga de “sospecha”.

Sin embargo, otros defienden el legado cultural de Rotilla porque lo ven como un movimiento “defensor” de la música electrónica que se hace en la isla.

“Esto es una mezcla de gente con tatuajes falsos y verdaderos, los curiosos que están aburridos en La Habana y los que siguen una buena tecno”, dijo a Efe Adrián, un chico que sueña con mover las pistas como DJ algún dí­a.

“Pero también hay un montón que están a la caza. Yo, por ejemplo, ando buscando novia”, añadió.

Fuente: Europa Press

Imagen

grey Playa, música y multitud en el Rotilla, el gran festival "rave" de Cuba

Si amas a Cuba, prueba subscribirte a nuestro RSS!

Etiquetas: ,

Agregar una respuesta!

Añade tu comentario debajo, o dejanos un trackback desde tu sitio.También puedes subucrbirte subscribe to these comments via RSS.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Tenemos los Gravatar activados. Puedes obtenerlo, registrandote en Gravatar.

*